Se tambalean las privatizaciones de los campos petroleros en Venezuela

El trasfondo de la actual crisis entre el TSJ/ejecutivo y la Asamblea Nacional es meramente económico pues el máximo tribunal de justicia venezolano al decretar el “desacato” de la Asamblea Nacional ha dado luz verde para que el ejecutivo tenga poderes plenos para realizar cualquier tipo de negociación petrolero y minero sin la necesidad de que estas sean previamente aprobadas por el órgano legislativo tal como se indica en la constitución, esto ha permitido que el gobierno crease las llamadas “empresas mixtas” con transnacionales como Rosneft, Chevron Corp, o la estatal china CNPC. Pero con las recientes decisiones del TSJ sobre inhabilitar en la práctica a la Asamblea Nacional y su posterior “remiendo”, ha creado una enorme inestabilidad en el marco jurídico de estas susodichas empresas haciendo que estas corporaciones eviten invertir en los negocios de PDVSA.

El gobierno venezolano encabezado por Nicolas Maduro ha estado vendiendo participaciones de varios yacimientos petroleros a algunas transnacionales petroleras para obtener al menos, las divisas necesarias para pagar sus obligaciones en bonos las cuales ascienden a los 3 mil millones de dólares este mes, la principal beneficiaria de estas privatizaciones parciales ha sido la empresa petrolera rusa Rosneft la cuál posee actualmente el 40% de Petromonagas, una participación en Petropiar, y el 49,9% de las acciones de Citgo como una garantía para la financiación de prestamos, pero los recientes acontecimientos ha desatado un enorme nerviosismo en estas compañías foráneas las cuales han paralizado las inversiones y de continuar este escenario, la economía venezolana se debilitará aún mas y por ende, podría generar la salida estrepitosa del gobierno madurista.

De acuerdo con Francisco Monaldi del instituto Baker en Houston, el reciente “remiendo” del TSJ aún permite a Maduro poder realizar cualquier tipo de privatización petrolera sin la aprobación de la Asamblea Nacional pero el escándalo que se generó a nivel internacional ha dejado totalmente inestable el fundamento jurídico de estas negociaciones y por ende, ningún inversor va a querer arriesgarse. prueba de esto es el desplome que sufrieron los bonos venezolanos el pasado viernes los cuales aumentaron las preocupaciones sobre la solvencia de Venezuela.

Por su parte, la mayoría de los diputados de la Asamblea Nacional han indicado en reiteradas oportunidades de que estas negociaciones carecen de legalidad por lo que ha sumido en un atolladero legal a los inversores. “Están desesperados por obtener dólares. Que quede claro que cualuqire empresa creada bajo este esquema serán nulas, totalmente nulas.” Indicó Elias Matta, Vice-presidente de la comisión de energía y petróleo de la Asamblea Nacional.

Vale recordar que hasta el año 2012, el anterior gobierno encabezado por Hugo Chavez realizó numerosas expropiaciones en el terreno petrolero pero estas no recibieron las inversiones necesarias por lo que actualmente muchos de estos yacimientos y empresas se encuentran paralizados e improductivos.

Vía: Reuters

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s